Preguntas frecuentes

Tienes muchas cosas que hacer, y para hacerlas necesitas ver bien.

¿Por qué no vemos bien?

Pueden ser muchas las razones por las cuales no tenemos una vista perfecta, pero los 3 grandes defectos que pueden presentarse son:

Miopía. Cuando se tienen dificultades para ver bien los objetos lejanos. La magnitud de la miopía se mide en dioptrías negativas, por lo cual las medidas se presentan en números negativos.

Hipermetropía. Lo opuesto a miopía, cuando se tienen dificultades para ver bien los objetos cercanos. A su vez, la magnitud se mide en dioptrías positivas, representadas en números positivos.

Astigmatismo. Impide el enfoque claro de los objetos, generalmente debido a una alteración en la curvatura de la córnea, ya que esta debe ser simétrica y regular en sus curvaturas.

Estos 3 defectos se corrigen con lentes, ya sean gafas o lentes de contacto y en algunos casos se puede utilizar la cirugía.

¿Qué son los lentes de contacto y cómo sirven?

Son lentes correctores o cosméticos que se colocan sobre la capa lagrimal que cuida y lubrica la córnea. Su uso es seguro si se cumple con todas las normas adecuadas y sanitarias.

¿Cuáles son las mejores marcas de lentes de contacto?

Esta es una de las preguntas más frecuentes y la respuesta es: depende de tus ojos. La mejor marca de lentes de contacto será siempre la que se ajusta a tu tipo de ojo. Es importante verificar esta información con tu oftalmólogo o especialista en lentes de contacto.

¿Qué debo hacer si quiero utilizar lentes por primera vez?

Lo primero que debes hacer es visitar a tu oftalmólogo u óptica local para verificar que seas candidato a utilizar lentes y para obtener tu graduación actualizada.

Recomendaciones para un uso adecuado de lentes de contacto.

Antes de manejarlos, lávate bien las manos y empieza siempre por el mismo ojo.

Diario, antes de pone hazle carte tus lentes, frótalos 5 segundos contra tu palma con solución fresca.

Procura no usar los lentes por más de 10 horas diarias.

Evita frotar tus ojos con fuerza. Si sientes inconformidad, parpadea o cierra los ojos momentáneamente.

Reemplázalos a tiempo, no extiendas el uso recomendado por tu médico.

Nunca los limpies con agua o saliva, usa siempre soluciones recomendadas.

Si un día te incomodan de más los lentes, hazle caso a tus sentidos y dale un descanso a tus ojos.